TEXTO BÍBLICO

2 Crónicas 9 NVI

La reina de Sabá visita a Salomón

“9 La reina de Sabá se enteró de la fama de Salomón, así que fue a verlo en Jerusalén para ponerlo a prueba con preguntas difíciles. Llegó con un séquito muy grande; sus camellos llevaban perfumes, oro en abundancia y piedras preciosas. Al presentarse ante Salomón, le preguntó todo lo que tenía pensado, 2 y él respondió a todas sus preguntas. No hubo ningún asunto, por difícil que fuera, que Salomón no pudiera resolver. 3-4 La reina de Sabá se quedó atónita ante la sabiduría de Salomón y al ver el palacio que él había construido, los manjares de su mesa, los asientos que ocupaban sus funcionarios, el servicio y la ropa de sus criados y coperos, y los holocaustos que ofrecía en el templo[a] del Señor. 5 Entonces le dijo al rey: «¡Todo lo que escuché en mi país acerca de tus triunfos y de tu sabiduría es cierto! 6 No podía creer nada de eso hasta que vine y lo vi con mis propios ojos. Pero en realidad, ¡no me habían contado ni siquiera la mitad de tu extraordinaria sabiduría! Tú superas todo lo que había oído decir de ti. 7 ¡Dichosos tus súbditos! ¡Dichosos estos servidores tuyos, que constantemente están en tu presencia bebiendo de tu sabiduría! 8 ¡Y alabado sea el Señor tu Dios, que se ha deleitado en ti y te ha puesto en su trono para que lo representes como rey! En su amor por Israel, tu Dios te ha hecho rey de ellos para que gobiernes con justicia y rectitud, pues él quiere consolidar a su pueblo para siempre».

9 Luego la reina le regaló a Salomón tres mil novecientos sesenta kilos[b] de oro, piedras preciosas y una gran cantidad de perfumes. Jamás volvió a haber perfumes como los que la reina de Sabá le obsequió al rey Salomón.

10 Además del oro de Ofir, los oficiales de Hiram y los de Salomón trajeron madera de sándalo y piedras preciosas. 11 Con la madera, el rey construyó escalinatas para el templo del Señor y para el palacio real, y también hizo arpas y liras para los músicos. Nunca antes se había visto en Judá algo semejante.

12 El rey Salomón, por su parte, le dio a la reina de Sabá todo lo que a ella se le antojó pedirle, lo cual fue más de lo que ella le dio al rey. Después de eso, la reina regresó a su país con todos los que la atendían.

El esplendor de Salomón
13 La cantidad de oro que Salomón recibía anualmente llegaba a los veintidós mil kilos,[c] 14 sin contar los impuestos que pagaban los mercaderes y comerciantes. También los reyes de Arabia y los gobernadores del país le llevaban oro y plata a Salomón.

15 El rey Salomón hizo doscientos escudos grandes de oro batido, en cada uno de los cuales se emplearon seis kilos y medio[d] de oro. 16 Hizo además trescientos escudos más pequeños, también de oro batido, empleando en cada uno de ellos tres kilos[e] de oro. Estos escudos los puso el rey en el palacio llamado «Bosque del Líbano».

17 El rey hizo también un gran trono de marfil, recubierto de oro puro. 18 El trono tenía seis peldaños, un estrado de oro, brazos a cada lado del asiento, dos leones de pie junto a los brazos 19 y doce leones de pie sobre los seis peldaños, uno en cada extremo. En ningún otro reino se había hecho algo semejante. 20 Todas las copas del rey Salomón y toda la vajilla del palacio «Bosque del Líbano» eran de oro puro. Nada estaba hecho de plata, pues en tiempos de Salomón la plata era poco apreciada. 21 Cada tres años, la flota comercial del rey, que era tripulada por los oficiales de Hiram, regresaba de Tarsis trayendo oro, plata y marfil, monos y mandriles.[f]

22 Tanto en riquezas como en sabiduría, el rey Salomón sobrepasó a los demás reyes de la tierra. 23 Todos ellos procuraban visitarlo para oír la sabiduría que Dios le había dado, 24 y año tras año le llevaban regalos: artículos de plata y de oro, vestidos, armas y perfumes, y caballos y mulas.

25 Salomón tenía cuatro mil establos para sus caballos y sus carros de combate, y doce mil caballos que mantenía en las caballerizas y también en su palacio en Jerusalén.

26 El rey Salomón extendió su dominio sobre todos los reyes, desde el río Éufrates hasta Filistea y la frontera de Egipto. 27 Hizo que en Jerusalén la plata fuera tan común y corriente como las piedras, y el cedro tan abundante como las higueras de la llanura. 28 Sus caballos eran importados de Egipto y de todos los otros países.

Muerte de Salomón
29 Los demás acontecimientos del reinado de Salomón, desde el primero hasta el último, están escritos en las crónicas del profeta Natán, en la profecía de Ahías el silonita, y en las visiones del vidente Idó acerca de Jeroboán hijo de Nabat. 30 Salomón reinó en Jerusalén cuarenta años sobre todo Israel. 31 Cuando murió, fue sepultado en la Ciudad de David, su padre, y su hijo Roboán lo sucedió en el trono.

REFLEXIÓN

Mi meta, eres tú

Al nacer de nuevo, estamos en el ojo de huracán. Muchas personas a nuestro alrededor permanecerán incrédulas y no confiarán en nuestra conversión; estarán expectantes a nuestra caída y al primer error seremos señalados y juzgados sin piedad alguna. No darán un peso por nosotros, porque pensarán que no somos capaces de cambiar nuestra manera de actuar y de pensar, y su frase favorita “el que es nunca deja de ser”, será siempre una amenaza para nuestros intentos por mejorar y crecer de la mano de Dios.

Ten la seguridad que una vez comiences tu caminar con Dios, serás atacado constantemente, serás puesto a prueba y en diferentes momentos importantes de tu vida, serás confrontado con preguntas difíciles; pero al igual que lo hizo con Salomón, Dios te bendecirá con sabiduría, para que puedas responder con la plena convicción de que hacer lo correcto delante del Señor vale la pena.

Seguir y obedecer a Dios, no es para nada fácil, se requieren valentía, determinación y fuerza de carácter. Al principio, renunciar a aquello que te ha mantenido atado a una vida sin fruto (inmoralidad sexual, borracheras, mentiras, ilegalidad, engaño, pornografía, entre otras cosas) será muy complicado, pero lo lograrás y en la medida que vayas tomando decisiones radicales, la fuerza de Dios irá apoderándose de tu interior, hasta que puedas llevar una vida íntegra y digna de Él.

Eres un ganador, fuiste elegido para grandes cosas. El Señor te ha hecho su heredero y está dispuesto a TODO por ti, porque eres su tesoro más valioso. ¡Tú puedes! ¡Inténtalo! ¡No te rindas!…

Alabanza sugerida:

Canción: Por mi murió – Hillsong Global Project Español & Marco Barrientos 

Ver video Aquí: http://bit.ly/28QfpOa

OREMOS

Padre misericordioso, has derramado gracia en mí. Aun sin merecerlo me has perdonado y te esmeras por hacer de mí una persona feliz. Te amo y agradezco lo que a diario haces por mí. En la medida que logro avanzar un peldaño en mi propósito de ser ejemplo de integridad, santidad y justicia, va creciendo en mi interior, el ímpetu, la fuerza y el poder con el que me revistes cada vez que busco tu dirección. Padre, no permitas que me desanime o me desvíe de tus caminos, te amo y mi meta eres tú, en el nombre de Cristo Jesús, amén.