TEXTO BÍBLICO

Jeremías 37 (NVI)

Encarcelamiento de Jeremías

“37 Nabucodonosor, rey de Babilonia, puso como rey de Judá a Sedequías hijo de Josías, en lugar de Jeconías[a] hijo de Joacim. 2 Pero ni Sedequías ni sus siervos ni la gente de Judá hicieron caso a las palabras que el SEÑOR había hablado a través del profeta Jeremías. 3 No obstante, el rey Sedequías envió a Jucal hijo de Selemías y al sacerdote Sofonías hijo de Maseías a decirle al profeta Jeremías: «Ora por nosotros al SEÑOR nuestro Dios».
4 Mientras tanto, Jeremías se movía con total libertad entre la gente, pues todavía no lo habían encarcelado. 5 Por otra parte, el ejército del faraón había salido de Egipto. Y, cuando los babilonios, que estaban sitiando a Jerusalén, se enteraron de la noticia, emprendieron la retirada.
6 La palabra del SEÑOR vino al profeta Jeremías: 7 «Así dice el SEÑOR, el Dios de Israel: “Díganle al rey de Judá que los mandó a consultarme: ‘El ejército del faraón, que salió para apoyarlos, se volverá a Egipto. 8 Los babilonios regresarán para atacar esta ciudad, y la capturarán y la incendiarán’ ”.
9 »Así dice el SEÑOR: “No se hagan ilusiones creyendo que los babilonios se van a retirar. ¡Se equivocan! No se van a retirar. 10 Y aunque ustedes derrotaran a todo el ejército babilonio, y solo quedaran en sus campamentos algunos hombres heridos, estos se levantarían e incendiarían esta ciudad”».
11 Cuando por causa de la incursión del ejército del faraón el ejército de Babilonia se retiró de Jerusalén, 12 Jeremías quiso trasladarse de Jerusalén al territorio de Benjamín para tomar posesión de una herencia. 13 Pero, al llegar a la puerta de Benjamín, un capitán de la guardia llamado Irías, hijo de Selemías y nieto de Jananías, detuvo al profeta Jeremías y lo acusó:
—¡Estás por pasarte a los babilonios!
14 Jeremías respondió:
—¡Mentira, no voy a pasarme a los babilonios!
Pero Irías no le hizo caso, sino que lo detuvo y lo llevó ante los jefes. 15 Estos estaban enfurecidos contra Jeremías, así que luego de golpearlo lo encarcelaron en la casa del cronista Jonatán, ya que la habían convertido en prisión. 16 Así Jeremías fue encerrado en un calabozo subterráneo, donde permaneció mucho tiempo.
17 El rey Sedequías mandó que trajeran a Jeremías al palacio, y allí le preguntó en secreto:
—¿Has recibido alguna palabra del SEÑOR?
—Sí —respondió Jeremías—, Su Majestad será entregado en manos del rey de Babilonia.
18 A su vez, Jeremías le preguntó al rey Sedequías:
—¿Qué crimen he cometido contra Su Majestad, o contra sus ministros o este pueblo, para que me hayan encarcelado? 19 ¿Dónde están sus profetas, los que profetizaban que el rey de Babilonia no los atacaría ni a ustedes ni a este país? 20 Pero ahora, ruego a Su Majestad que me preste atención. Le pido que no me mande de vuelta a la casa del cronista Jonatán, no sea que yo muera allí.
21 Entonces el rey Sedequías ordenó que pusieran a Jeremías en el patio de la guardia y que, mientras hubiera pan en la ciudad, todos los días le dieran una porción del pan horneado en la calle de los Panaderos. Así fue como Jeremías permaneció en el patio de la guardia”.

REFLEXIÓN

Ser fiel o ceder

Si eres cristiano habrás podido darte cuenta que glorificar a Dios durante tu proceso de transformación, no es para nada fácil. Una vez hemos decidido aceptar al Señor, obedecerle y dejar atrás todo aquello que nos separa de Él, encontramos oposición y muchos obstáculos que intentarán quebrantar ese nuevo pacto que promete esperanza, restauración y paz.

Aparecerán personas que querrán poner nuestra fe a prueba o intentarán ridiculizar nuestro propósito; sin embargo, nada de lo que Dios ha dicho dejará de cumplirse. Nuestro Dios no es un dios castigador, Él responde conforme a nuestras acciones, da inmumerables oportunidades de arrepentimiento y rectificación, pero cuando nos rehusamos a enderezar el camino, simplemente permite que suframos las consecuencias en pro de nuestro crecimiento espiritual.

Como Jeremías, la familia y los amigos nos tratarán como si furamos desertores. Se esforzarán por hacernos caer, hablarán en contra nuestra y quizás nos darán la espalda, pero el conocimiento de quién es nuestro Padre celestial en medio de cada expresión de desprecio, nos dará la fuerza que necesitamos para perseverar en nuestro más grande proyecto de vida ¡ser un hombre o una mujer conforme a su corazón!

No podemos engañarnos a nosotros mismos, esperar bendición cuando no hemos hecho lo correcto, es insensatez. Jeremías pudo haberle dicho al rey lo que quería escuchar y prefirió ser leal a Dios; así mismo, nosotros debemos decidir si cedemos ante las presiones del mundo o si elegimos la voluntad de Dios como única guía en nuestra existencia.

Alabanza sugerida
Canción: Dios incomparable – Marco Barrientos
Ver video aquí: https://bit.ly/2xmiOE5

OREMOS
Amado Dios, dame la fuerza de voluntad para obedecer tu palabra aunque todo parezca estar en mi contra. Envía a tu Espíritu Santo para que sea mi consolador y mi guía. Aparta de mi vida todo aquello que me motive a desviar mi camino. Has de mi una persona digna de estar en tu presencia. Que tus planes prevalezcan hasta la eternidad. En el nombre de Jesús, amen y amén.