Cazando Zorras

Por casualidad escuché dos mujeres de avanzada edad conversar acerca de su vida sentimental; su saludo fue fraternal, hablaron sobre su estado emocional y una de ellas con total vehemencia le contaba a la otra lo mucho que extrañaba a su esposo, sus detalles, su compañía y que hoy sintiéndose más sola que nunca, no sabía si aún tenía oportunidad de ser feliz. Su afirmación final me dejó pasmada, ella dijo “Que tristeza aquellas mujeres que lo tienen y no lo valoran, mientras que otras anhelamos con todas nuestras fuerzas una oportunidad de parte de Dios, de tener un compañero fiel y amoroso que acompañe nuestras vidas”.

Leer más