Ungidos y consagrados por su amor

Es un hecho, nuestro Señor habita en medio de su pueblo generación tras generación. Ya no es un Dios lejano y desconocido, todos sabemos quién fue, quien es y quien será por los siglos de los siglos.

Lee mas