No sea como yo quiero, sino como tú

En la antigüedad ser estéril era considerado una maldición y dar a luz un hijo era una señal de la gracia y el favor de Dios para con su pueblo escogido.

Lee mas