La desobediencia precede a la destrucción

Cuando desobedecemos hay derrota, miedo, cobardía, confusión, dolor y duda como resultado a cualquier intento por tener una vida en paz y tranquilidad. La desobediencia, precede a la queja y los cuestionamientos; hacemos lo que le ofende al Señor y tras del hecho lo culpamos de los resultados nefastos en nuestra vida. Examinarnos debe ser una prioridad antes de atrevernos a culpar a Dios sobre el porqué nos va mal y no vemos cambios en nuestra realidad.

Lee mas