En medio de mi afán

En este mundo que ahora vivimos, he podido observar que todo es inmediato, si deseas enviar una carta con urgencia tienes el e-mail, deseas hablar con alguien y no puedes esperar hasta verlo mañana usas tu teléfono inteligente para comunicarte por medio de texto o vídeo llamada y estas seguro que te va a responder ahí mismo, porque últimamente todos dependen de éste invento innovador. Estamos tan acostumbrados a la inmediatez que deseamos ver el futuro con la misma rapidez, pero Dios no ve el tiempo como nosotros.

Lee mas