Enfrentando a tu enemigo

Tenemos enemigos y en muchas ocasiones, el simple hecho que existas incomoda a mucha gente. Enfrentarlos, no aporta nada bueno a nuestra vida si lo que buscamos es confrontación, pelea y discusiones necias. Si tus intenciones son las de lograr una tregua, aclarar las cosas y permitir que haya paz entre ustedes, aunque recibas un NO como respuesta, habrás hecho lo correcto delante de Dios, quien es el que finalmente juzgará las acciones de un lado y del otro.

Lee mas