Dejando la ira y el enojo atrás

Vivimos en una sociedad en donde se considera como un tonto a aquel que decide poner la otra mejilla. Muy a menudo tenemos contacto con personas que retan nuestra paciencia y nos llevan al límite, exigiéndonos agilidad para elegir el tipo de respuesta que daremos a sus provocaciones.

Lee mas