Fuente de bien y no de mal

Caleb, fue fuente de bien y no de mal, cuando tuvo que dar un reporte de lo que habían visto sus ojos; se cuidó de no desanimar e infundir temor a la gente y de pronunciar palabras que reconfortaran el corazón de quienes lo escuchaban. Era el compañero de lucha de Josué. Mantuvo su fe en las promesas de Dios, vio lo positivo en medio de las circunstancias difíciles, le apostó a la unidad, antes que a la división y se fue haciendo fuerte con el paso de los años.

Lee mas