Ofrenda basada en la experiencia

En mis casi 14 años de experiencia con el Señor, me he dado cuenta que no ha sido para nada fácil caminar de su mano; he atravesado pruebas muy duras, he sentido desfallecer y he tenido que renunciar a mí misma, pero todo ha valido la pena. Miro atrás y me doy cuenta que la niña inmadura y con un espíritu de rebeldía, egoísta y sin propósito del ayer, no es la misma de hoy, que aunque continúa en su proceso de formación, entiende que debe morir a su propia carnalidad para que Él viva en ella, desde su corazón.

Lee mas