Calor de Hogar

Dios nos hizo emocionales. Él quería que fuéramos especiales y muy diferentes a los hombres. A ellos por tener el rol de proveedores, tenía que hacerlos más rudos y racionales para que pudieran enfrentar con gallardía el trabajo diario y pudieran llevar el sustento al hogar; sin embargo, necesitaba imprimir en nosotras un poquito de cada sentimiento existente como una de esas deliciosas recetas que nosotras sabemos hacer, haciendo de nosotras, ayudas idóneas con el amor y la ternura necesarias para edificar con los cimientos correctos, el sueño de tener una familia unida y feliz.

Lee mas