Herencias, inocentes y culpables

Inocentes y culpables debían someterse a un juicio, en el que se determinaba la absolución o la culpabilidad de los implicados y así mismo, se decidía el tipo de castigo que habría de recibir el causante de la afrenta. Por más culpables que creamos que ellos sean, la misericordia de Dios, se extiende también para aquellos que han cometido crímenes. En medio del castigo, se tiene como meta la restauración y la transformación del carácter de la persona sin dar cabida a la vergüenza, degradación y la humillación de la misma.

Lee mas