Con Él y para Él

El centro de la santidad es Dios. Sin Él, es imposible llevar una vida que le agrade, porque nuestra naturaleza pecaminosa nos hace débiles en el espíritu y vulnerables a las tentaciones en todo tiempo y lugar.

Lee mas