Maldiciones a la carta para el malvado

Cuando nos acostumbramos al pecado y a la maldad se encallece nuestra conciencia. Llega un momento en donde hacemos oídos sordos a las advertencias del Espíritu Santo, para que hagamos un alto en el camino y rectifiquemos nuestro necio comportamiento.

Lee mas