La mujer de sus sueños Parte Final: Cosecha de indiferencia y desprecio

En Colombia se le enseña a los hombres, que por nada del mundo deben llorar. Con ésta acción se pone en entredicho su hombría y se les niega abiertamente la posibilidad de dar a conocer sus emociones, obligándolos a reprimir sus sentimientos. Creemos que son de hierro y en realidad no son de palo, en algunas ocasiones necesitan ser animados, afirmados y validados.

Lee mas