El terreno minado que me separa de Dios

Solo alguien digno puede ser ungido por el Señor. Con la misma boca con la que alabamos a Dios, no podemos maldecir a nuestro prójimo, no podemos usar el mismo impulso con el que criticamos, atacamos, juzgamos, señalamos, y acusamos, para autoproclamarte su servidor, porque realmente esto es ofensivo.

Leer más