Nacidos para servir – Parte 2

Somos hijos, cuando decidimos serlo. Dios no nos va a forzar a hacerlo. No es solo creer, sino pertenecer, necesitamos apoyo y fundamento en Cristo para cumplir los propósitos que Dios creó para nuestra vida; Para lograrlo nos exige aprender el verdadero amor, para no ser antisociales en su reino y la única manera de hacerlo es estar rodeado de personas insoportables, con fallas, defectos, no con personas ideales y perfectas, somos llamados a crecer espiritualmente, siguiendo el ejemplo de la vida perfecta de Jesucristo (hablar, actuar, vivir, responder como ÉL). Es tu carácter lo único que te llevarás al cielo, tus logros, tus éxitos o tus adquisiciones se quedan aquí en la tierra. Es la persona en la que te convertiste lo que te dará un lugar en su casa celestial.

Leer más