Encadenados

Dios hizo al hombre con la capacidad de razonar. Su inteligencia no se iguala a la de ningún ser existente sobre la tierra. Pecamos conscientemente y sabemos lo que ofende al Señor. Nos sometemos con el libre albedrío que el Señor nos ha concedido, a ser humillados, avergonzados y reducidos espiritualmente, por nuestros enemigos a causa de nuestra debilidad, marcada religiosidad y aparente santidad.

Lee mas