Es mejor ser rico que pobre

Esta es una frase que despista, tal vez por su ingenuidad, tal vez por su profundidad. Engendrada en el alma de un ex campeón de boxeo y nacida en un momento de lucidez o de arrebato. Una frase feroz y contundente como un gancho al hígado, que nos hace flaquear las piernas y quedar sin aliento.

Lee mas