La segunda plaga

El solo imaginarme la escena, me produce repulsión. Las ranas no son para nada agradables, causan incomodidad e irritabilidad. Si una sola de ellas puede fastidiarnos, no alcanzo a vislumbrar la molestia y mortificación que pueden causar millones de ellas. Con ésta plaga, podemos deducir las consecuencias del pecado en nuestra vida.

Lee mas