Punto de quiebre del orgullo y la terquedad

Estamos en ésta tierra para dar cumplimiento a un plan divino, en el que cada uno de nosotros tiene un propósito por el cual trabajar. Tenemos responsabilidades delante de Dios, hemos sido llamados a obedecer sus leyes y preceptos, a dar fruto para agradarle a Él y sólo a Él.

Lee mas