La responsabilidad social del Cristiano – Parte 2

Pienso que nuestro deber social va mucho más allá, no sabemos qué vida podemos salvar, qué persona parada a nuestro lado mientras esperamos el transporte público, necesita ser consolada, animada o restaurada. Desconocemos por qué Dios nos ha permitido compartir con los compañeros de trabajo que se sientan a nuestro alrededor durante 8 horas diarias, lo único cierto es que no es casualidad. Estamos donde debemos estar, porque así Dios lo quiere, porque ese es su plan divino y debemos estar preparados para fijar una posición digna de un guerrero del ejército del Señor. Sí, aquí estamos y mientras tengamos la oportunidad de respirar en éste mundo, tenemos la misión de dar a conocer su palabra en TODO momento y TODO lugar.

Lee mas