Adivinación y espiritismo, una ofensa a nuestro Dios

La santidad implica responsabilidades sociales para con la naturaleza y para con nosotros mismos. Nuestro cuerpo es el templo sagrado del Señor y todo lo que Él nos ordene al respecto, lo hace no con el objetivo de amargarnos la vida, sino para nuestro bien y el de todas las personas que nos rodean.

Lee mas